El Artigas de Carbajal

Eduardo Dionisio Carbajal fue un pintor maragato.

De los buenos. Tanto que fue el primero al que enviaron a Europa a perfeccionarse.

Por el año 1862 agarró el dibujo que el francés Demersay le hizo a José Artigas, salió a preguntarle a personas que habían conocido al general e hizo su propia versión del prócer.

Pero antes se aseguró de no errarle.

Primero hizo un retrato de Artigas viejo de pequeñas dimensiones y fue y se lo mostró a veteranos de guerra que lo habían conocido.

Y les dijo: -Y… ¿ta parecido no?

El Coronel Ramón de Cáceres le dijo que sí, que él había estado muchas veces con Artigas, y que sí, que le había quedado muy parecido.

El Coronel Pedro D. y Melilla le dijo que era sorprendente el parecido.

El capitán Rivero cuando le preguntaron si conocía al hombre del retrato, sacó de su bolsillo un pequeño vidrio de aumento y exclamó: “¡Pues no lo he de conocer, es tuitito el General Artigas: bastante mate le he cebado en mi vida!”

Ahí Carbajal, sacó un papelito y les pidió que firmarán:

-Allí, sobre esos puntos, en esa parte que dice: Si, confirmo que es igualito.

Este 9 de octubre se cumplen 191 años del nacimiento de Carbajal, un pintor con técnicas de marketing tempranas, que realizó el primer retrato al óleo de José Artigas.

Esta historia se cuenta en ARTIGAS CARA A CARA, de Marciano Durán y Marciano Durán.